La incertidumbre del parto

Nada ocurre como se ve en las películas. Tú acostada, tu mano agarrando la del padre, resoplando suavemente y tan solo gemidos como muestra de dolor cada vez que te dicen que empujes. Esta es una imagen dulcificada de lo que es dar a luz. No lo dudes. No pasa como nos lo pintan en la tele porque la realidad es que estarás sudada y despeinada, odiando a todo el mundo, puede que hablando como un ogro y exhausta. Tendrás que sacar fuerzas de donde no hay. Y, aunque pienses que no tienes, las encontrarás.

No sabrás cómo será tu parto hasta que llegue el momento y, salvo que te lo programen por la razón que sea, no podrás controlarlo. Las clases de preparación al parto se supone que te ayudarán a llevar el momento de la mejor forma posible, de una manera incluso calmada. Yo, llegado el momento, no hice respiraciones ni conté los minutos entre contracciones. Estaba tan concentrada en que pasara el dolor entre una y otra y en morder las sábanas para aguantarlas que no recordé ni qué tenía que hacer para llevarlo mejor.

Fui durante semanas a esas clases preparatorias y no me sirvieron de nada, pero está claro que ese fue mi caso. Cada experiencia será única. Lo que más me valió de esas horas fue el tiempo que pasé junto a otras mujeres en una situación prácticamente idéntica a la tuya, imaginando cómo será su familia. Agradecerás compartir ese rato junto a ellas.

No te asustes cuando veas a tu bebé y esté arrugado, lleno de sangre y líquido anmiótico. Cuando te lo pongan encima de tu pecho para que sienta tu calor no te fijarás en nada. Solo dedícate a sentir, a asumir que todo ha salido bien y que se está acostumbrando a ti tanto como tú a él. Acaba de salir del lugar más seguro del mundo para enfrentarse al exterior, que es frío y ruidoso, nada que ver con la comodidad de la que disfrutaba hasta hace tan solo unos minutos. Llorará, sin lágrimas, como una forma de expresar su malestar porque nadie le ha avisado de la que se le venía encima. Ha sido capaz de superar el esfuerzo más importante del mundo. Porque si tú has sufrido, tu hijo más.

Cuando recapitules lo sucedido te darás cuenta de que eres una persona valiente a rabiar. Que nadie te haga pensar lo contrario. Has traído una nueva vida a este mundo y eso no es ninguna tontería, con epidural o sin ella. Te darás cuenta también de que querrás a tu madre, su abuela, más de lo que la querías antes de dar a la luz si es que eso es posible y de que tu mundo gira ahora en torno a esa personita de unos 50 centímetros y unos tres kilos de peso que sujetas entre tus brazos y tu pecho.

No te dará tiempo de pensar cómo ha pasado todo. Simplemente lo has hecho y ya está, se acabó. Toca disfrutar. Puede que todavía te quede por delante en el paritorio un tiempo, en el que te sacarán la placenta o te coserán puntos si es necesario. Si te han hecho cesárea, lo mismo ese tiempo se alarga. Paciencia. Lo peor ya ha pasado.

Una vez más, aunque lo único que te apetezca sea estar con tu bebé, lo mejor es que hagas caso a quienes saben. Se llevarán seguramente a tu hijo para controlar que todo va bien con él, pero no te preocupes porque lo cuidarán al máximo. Permítete descansar porque te mereces una recompensa después de todo lo que has sentido, después del miedo, el dolor y toda la incertidumbre del parto.

4 comentarios sobre “La incertidumbre del parto

  1. Jsjajajs a las clases de preparto solo fui d mi primer hijo y no m sirvió para nada mas q para compartir el embarazo y la maternidad mas inmediata con las mujeres q allí conocí, lo cual fue maravilloso y aun conservo a algunas d ellas EB mi vida. En mi segundo embarazo no fui, y en el momento del parto eche d menos las instrucciones q daban, jajaja. Lo mio, esta claro, es llevar la contraria.jajaa

    Le gusta a 1 persona

    1. Se me ponen los pelos de punta recordando el nacimiento de mis dos hijos y de lo valiente y fuerte que fue la madre en las dos ocasiones. Embarazos y partos diferentes uno al otro. No tuvieron mucho que ver en cómo se desarrolló todo, pero si que puedo asegurar que fueron unas experiencias inolvidables y de las más bonitas de nuestras vidas.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: