Al llegar a casa

Tras dar a luz ya eres madre. Parece una obviedad -y lo es-, pero es que la palabra impone. En mi caso, sentí que me quedaba grande y hasta que poco a poco no fui confirmando lo que implicaba en todos los sentidos no fui capaz de asumirlo. Ahora se me llena la boca alSigue leyendo “Al llegar a casa”