Ser una buena madre

No. No soy perfecta. Y mucho menos una madre perfecta. No creo que nadie lo sea. Lo he aprendido con el paso de los años aunque reconozco que me ha costado llegar a interiorizarlo. Imaginando una familia sabía que nunca lo sería. Me conozco bastante bien como para tenerlo claro. El truco está en trabajarSigue leyendo “Ser una buena madre”